Fotogrametría 3D

Modelos 3D desde tomas aereas

La fotogrametría aérea se utiliza desde hace muchos años en sectores como por ejemplo, geomática, minería o estudios topográficos. Así mismo se empieza también a usar en arquitectura para la rehabilitación de edificios y modelados en fachadas/interiores de edificios históricos. La obtención de modelos 3D y la reconstrucción virtual pueden ser muy útiles para la investigación, la documentación gráfica y lo que es más importante en la difusión del Patrimonio Histórico-Artístico.

En los últimos años los trabajos topográficos se han generalizado con el uso de técnicas complementarias como la fotogrametría con drones. Con esta técnica se puede convertir una secuencia de fotografías en una representación detallada en 2D o 3D. Para ello es fundamental planificar vuelos en los que exista un número suficiente de imágenes, que estas contengan solape y que puedan ser apoyadas por localizaciones precisas.

Ventajas a tener en cuenta

Con la fotogrametría aérea podemos conseguir tres ventajas fundamentales:

Reduce costes: Se pueden mapear cientos de hectáreas con solo un vuelo con un drone. Pero no solo eso, gracias a una toma de datos más eficiente, con tan solo un día ya se pueden ver los resultados de los datos obtenidos.

Precisión centimétrica: Con los equipos adecuados, se puede conseguir hasta 1 cm de precisiones absolutas.

 Accesibilidad: Los drones sobrevuelan el terreno, consiguen hacer fácil la toma de datos de un terreno de difícil acceso.

Consideraciones para tener un resultado profesional

Para un levantamiento fotogramétrico en 3D es esencial tener en cuenta que cada uno de los proyectos tienes sus características especiales.

Por ejemplo, la iluminación es uno de los factores mas importantes, todas las texturas de las mallas se hacen al igual que las sombras que puedan aparecer, es decir para que no aparezcan muchas sombras, la mejor condición sería un día nublado o justo cuando el sol está sobre la superficie. La lluvia no se lleva muy bien con la fotogrametría, además de que la mayoría de los drones no se pueden mojar.

Nunca hay demasiadas fotos, cuando más fotos tomemos del terreno o del edificio, más detalles tendremos, es decir, más puntos va a poder interpolar el programa. Una toma pobre de imágenes puede resultar en agujeros en la malla o irregularidades en la textura. Para cubrir toda la masa o terreno, recomiendo encarecidamente la navegación por waypoints para asegurarse de que al mínimo se cubre alguna vez todo el terreno. Es necesaria mucho solapamiento de imágenes, una buena practica es hacer varias pasadas tomando las fotos a intervalos entre 8 y 14 grados. Cuando se trata de fotogrametría aérea de tierra, capturamos fotos a intervalos de 1 segundo.

Si lo que se quiere es levantar en 3D un objeto o escultura, al menos hay que hacer 3 revoluciones alrededor del objeto, una alrededor del centro del objeto, otra desde la base del objeto y otras cuantas desde arriba. Cuantas más saquemos mas detalle tendremos en la malla, cada objeto tendrá sus zonas complicadas, en esas zonas complicadas, hay que insistir.

La cámara se debe configurar con un filtro polarizador circular siempre que sea en exteriores, ayuda un poco a la hora de tratar el reflejo del agua o el reflejo del sol en los objetos. Además, siempre que se pueda, hay que usar el modo HDR, equilibra las sombras.

Fotogrametría 3D

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll hacia arriba